Glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA)

Se conoce como glaucoma un grupo de enfermedades que causan daños en el nervio óptico y, a consecuencia de ello, pérdida de visión. El tipo de glaucoma más habitual es el glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA). En el GPAA, el fluido que normalmente fluye a través de la pupila hacia la parte delantera del ojo no llega a pasar por la zona de filtrado, conocida como red trabecular (RT), y no llega al canal de drenaje (el canal de Schlemm). Esto provoca un aumento de la presión intraocular (PIO). Normalmente, el glaucoma es asintomático: no presenta signos de advertencia y, si no se trata adecuadamente, puede ser causa de ceguera. La buena noticia es es que, si el paciente se somete a reconocimientos oculares con regularidad, la detección temprana de la dolencia permite tratarla y evitar la pérdida de la visión.

El tratamiento se centra en reducir la PIO, bien reduciendo la producción de fluido o mejorando su flujo y drenaje. El tratamiento de primera línea puede ser o bien la medicación (en forma de colirio) o bien la trabeculoplastia. La trabeculoplastia es una intervención en la que se utiliza energía láser para alterar la RT con el fin de facilitar el paso del fluido al canal de drenaje para así reducir la PIO.

Glosario:

Ángulo: unión de la superficie frontal del iris y la superficie posterior de la córnea, donde el fluido acuoso se filtra para salir del ojo.

Canal de Schlemm: un canal circular en el ojo a través del cual el fluido de la parte frontal del ojo se drena y pasa al torrente sanguíneo.

Córnea: la “ventana” transparente de la parte frontal del ojo.

Cristalino: la estructura transparente y biconvexa del interior del ojo que concentra los rayos de luz sobre la retina.

Esclerótica: la capa blanca, externa y resistente del globo ocular.

Fóvea: la parte central de la mácula, responsable de aspectos esenciales de la visión.

Humor acuoso: fluido producido por los procesos ciliares que llena el espacio entre la córnea y el cristalino. Sirve para nutrir la córnea, el iris y el cristalino, y para mantener la PIO.

Humor vítreo: sustancia transparente y gelatinosa que ocupa la parte central del ojo, entre el cristalino y la retina.

Iris: da color al ojo y es responsable de controlar el diámetro y tamaño de la pupila.

Nervio óptico: el nervio sensorial más grande. Conecta la retina con el cerebro y transmite los impulsos formados por la retina.

Presión intraocular (PIO): presión del fluido del interior del ojo.

Procesos ciliares: producen un fluido acuoso.

Pupila: la abertura en el centro del iris que regula la cantidad de luz que entra en el ojo.

Red trabecular: tejido espongiforme ubicado en torno a la base del ángulo. Su función es el drenaje de fluido hacia el canal de Schlemm.

Retina: una fina capa de tejido sensible a la luz que cubre la superficie interior del ojo. Convierte la luz en señales que se transmiten al cerebro por medio del nervio óptico y se interpretan como las imágenes que vemos.

La información de este sitio web se facilita mediante comunicación directa con médicos.